Guerra comercial: smartphones y coches más caros para todos