Fue el malo en la guerra y el héroe en el terreno de juego

La historia de hoy es conocida, tanto que esta semana se estrena, aunque todavía no en nuestro país, una película que cuenta la vida de de Berdn Trautmann.

Berdn nació en Bremen en 1923.  Alemania acababa de perder la guerra y Europa vivía una época convulsa en un estado bélico constante.

Así que Trautmann era todavía un jovenzuelo cuando Adolf Hitler asumió el poder y llevó a su país a la Segunda Guerra Mundial. Como muchos jóvenes de la época, de uno y otro bando, se vio obligado a ponerse un uniforme.

Con 18 años entró en la Luftwafe como operador de radio, pero como no demostró gran valía pronto le reciclaron en paracaidista.  Sobrevivió 3 años en el frente oriental.

Tras el repliegue y contraataque de los soviéticos, Trautmann fue destinado a Francia, a contrarrestar el presumible desembarco aliado.

Tras el desastre alemán se quedó solo y decidió volver a Bremen evitando a los ejécitos, para no ser considerado un desertor para los suyos.  Pero no tuvo suerte, huyendo de una patrulla americana cayó a los pies de un soldado británico que le preguntó: “Fritz, te apetece tomar una taza de té?”

Fue llevado a un campo de prisioneros primero en Bélgica y luego en Inglaterra.  Y allí empezó a jugar a fútbol, primero de defensa y por una lesión se puso de portero y no se le dio mal.

Este espacio se ha emitido antes de su publicación como podcast en el programa "A Diario" de Radio MARCA.