Y esa recta final que nunca llegaba

Así viví la Behobia de San Sebastián. Cuento la carrera con grabadora en mano.