El arte, la inspiración y su recepción ha ido evolucionando con el tiempo: desde Caravaggio al MeToo