No son perfectos, pero mejoran la cámara y las baterías, que son los puntos clave para la inmensa mayoría de usuarios.

Apple presentó los nuevos iPhone 11 y iPhone 11 Pro, en dos versiones este último, con sorpresas agradables, olvidos negligentes y que nos dejan una buena sensación general. No son perfectos, pero sí un gran acierto.

Renovación importante en las cámaras y grandes mejoras en baterías, un procesador más eficiente y un aspecto idéntico pero con nuevos colores, hacen de los iPhone 11 una compra mucho más clara que los modelos del año pasado.

La compañía también renovó los Apple Watch a la nueva Series 5 con la pantalla siempre encendida como principal reclamo, y nuevo iPad de 7ª generación con una pantalla algo más grande, pero también más caro.