Sobre la no sanción al Barça, los porteros suplentes y las distopías