Hubo un jugador que era tan bueno que no quiso ser el mejor

La historia del Trinche es la historia de una leyenda, alguien tan bueno como el mejor, pero que solo jugaba para disfrutar, no para ganar.