Con Fernando Fabiani en el papel de Pilatos

Roma, la capital del Imperio, en el año 38 después de Cristo, es nuestro destino. Lo marca una desdibujada historia, que pierde el rastro de nuestro personaje, y tratamos de encontrarlo en las páginas de una novela, y de un cuento.

 Quien fuera prefecto de Judea por mandato de Tiberio fue relevado del cargo y llamado a la urbe para explicar las circunstancias en las que se produjo la matanza de un grupo de samaritanos en el monte Gerizim, en Jerusalén, bajo su jurisdicción.