Los últimos estudios históricos han desvelado con nueva documentación lo que puede saberse del final del llamado Medio Hombre, cojo, manco y tuerto