A mediados del siglo XVIII, Juan Bautista de Anza fue designado por la Corona para acabar con la banda comanche más peligrosa a la que tuvo que enfrentarse el Imperio español