En 1948, nueve años después del final de la Guerra Civil, los espías de la Falange enviaban a Franco informes especiales para contarle todos los detalles que iban descubriendo sobre una conjura monárquica contra el régimen