La guerra que comenzó George Bush en 2003 en Irak no era la primera, ni la última que iba a vivir el país. Tras la retirada de las tropas estadounidenses entre 2007 y 2012 llegó ISIS y la violencia que el ejercito islámico desató generó un nuevo éxodo de miles de personas que huyeron de la zona noreste del país, lugar al cual habían llegado los terroristas a través de la frontera con Siria. Irak comparte frontera con Irán, uno de los primeros lugares fuera de China en detectar casos de corona virus en su territorio, y donde a día de hoy se han registrado un total de 5400 muertes. El 18 de marzo, en mitad del auge de la pandemia de coronavirus la administración de Donald Trump, a través del secretario de defensa Mike Pompeo, endureció las sanciones impuestas a Iran, agravando la falta de recursos a nivel estructural en el país. A la escasez de test y de material médico se le puede sumar una falta de alimentos que preocupan especialmente a medida que la pandemia se está extendiendo poco a poco por el territorio. Hoy, en EXODUM, el director de OXFAM en Irak, Andrés Gonzalez, sobre las heridas que las guerras han dejado en el país y como ese pasado de conflictos puede contribuir a la propagación del corona virus. Exodum es una serie original de EL Teléfono Rojo sobre inmigración, refugiados y fronteras.

Un podcast de Ignacio F. Vázquez.