El 6 de febrero del 2018, SpaceX realizó el vuelo de prueba del cohete más potente del momento: el Falcon Heavy.