La filtración de unos audios por parte de la RFEF a una sola emisora de radio ha enfadado al resto de medios, y en el caso de algún periodista ha transformado de forma radical el tratamiento a la figura del presidente.