Tras más de tres décadas de carrera en la radio deportiva, José Ramón de la Morena descubre que el equipo de Múnich no tiene nada que ver con las aspirinas.