Cuando un club, en este caso el Valencia, amenaza con tomar medidas legales, los periodistas deben pensarse dos veces lo que dicen... incluso después de decirlo.