Cuando escuchó que Julen Lopetegui estaba bien colocado para ser el nuevo entrenador del Sevilla, Roberto Gómez no pudo evitar demostrar que él está mejor informado que nadie.