Edición especial poniendo en orden los terribles últimos 18 meses de Facebook como compañía. Mañana, como siempre, más actualidad.


Patrocinador: aprende a programar apps, diseñar, marketing y mucho más con los los videotutoriales de Boluda.com. Más de 1.600 clases disponibles.

Nota: edición especial del boletín poniendo en orden los terribles últimos 18 meses de Facebook como compañía. Mañana, como siempre, más actualidad.

Después del circo de las declaraciones frente a congresistas y senadores estadounidenses, el rechazo a acudir al Parlamento Británico (y otros países) y las no-respuestas ante el Parlamento Europeo, solo queda una conclusión: Facebook es una empresa en la que no se puede confiar.

Vayamos por partes. Durante los últimos meses después de las revelaciones de Cambridge Analytica y el rol extremadamente pasivo y complaciente de Facebook con la privacidad de sus usuarios, descubrimos que:

1. Había docenas de Cambridge Analytica

  • Facebook ha avisado a los reguladores, y los tiene que tener identificados, por necesidad, en su registro de peticiones de datos de usuarios.
  • Las normas cambiaron en 2014, pero después de encontrar varios ha corrido la cortina y no revelará nombres ni número de usuarios afectados.
  • Zuckerberg afirma que los usuarios de Facebook deben asumir que su información ha sido absorbida por terceras partes.

2. Los fabricantes de teléfonos: en el ajo

  • Desde 2011, Facebook ha facilitado un super-permiso a 60 fabricantes de teléfonos para integrar sus API a nivel de sistema operativo.
  • Incluye firmas como Apple, Samsung, etc. y algunas de China como Huawei, Oppo, TCL, etc.
  • Por ahora no hay datos ni pruebas de que estos datos llegasen a servidores en China, donde el gobierno autócrata de Pekín tiene acceso legal sin autorización judicial previa.
  • Por su parte, Apple niega haber capturado ningún dato de usuarios, y debido a su historial en este aspecto, no hay ningún motivo para dudar de ello.
  • Esto permitía a los fabricantes capturar información privada de los contactos de los usuarios del teléfono, saltándose las protecciones de privacidad de dichos contactos.
  • Facebook lo permitió durante años a cambio de absorber información relevante (a nivel sistema operativo) y poder hacer mejores perfiles de cada uno.
  • Ahora que se ha revelado, Facebook afirma rápidamente que están cortando el acceso a muchas de estas empresas (22 de 60, de momento)

3. Modus Operandi

  • Facebook emplea una táctica tan vieja como útil: negar la mayor, luego aceptarlo un poco, seguido de retrasar la aparición de pruebas, una media disculpa más adelante y esperar a que el tiempo disuelva el impacto.
  • Esta estrategia ha funcionado a Zuckerberg desde que inició “TheFacebook” robando información de sus compañeros de universidad en 2004, hasta el escándalo de la penetración absoluta de las noticias falsas de 2016 y su efecto en las elecciones de Reino Unido y Estados Unidos, y sigue usándolo.
  • Al final, la prensa —ciertamente mixx.io lo hace— tiene que cubrir las idas y venidas judiciales de Facebook como si se tratasen de las declaraciones cambiantes de un sospechoso: no creerse nada nunca y esperar lo peor en cada caso.

4. Pitorreo en los Parlamentos

  • Mark Zuckerberg, Sheryl Sandberg y otros altos ejecutivos piensan que Facebook está por encima del bien y del mal. Quién les puede culpar, si la estrategia mentada antes les sigue funcionando.
  • Así pues, Zuckerberg puede negarse a acudir ante los representantes democráticos de grandes potencias, o ir sin responder a nada, o acudir a básicamente aprovecharse del nivel de desinformación de dichos legisladores.

5. Conclusión y soluciones

  • No se puede confiar en Facebook, ni como ciudadanos ni como usuarios. Es una de las empresas más constantemente deshonestas que existen.
  • Los legisladores deberían enmendar sus errores (p.ej. permitir la adquisición de WhatsApp) con mayor presión a nivel de privacidad e investigaciones sobre abuso de posición dominante.
  • Los usuarios deberían considerar si seguir utilizando sus plataformas.
  • Las otras empresas tecnológicas deberían pensar cómo asistir a sus usuarios a protegerse: con medidas en los navegadores o en los sistemas operativos, o bien creando plataformas alternativas.

Suscríbete

Recibe cada nuevo episodio de mixx.io al momento con: