Un movimiento antisistema de difícil clasificación fundado por un cómico televisivo se consolida como partido de referencia. Un ex-primer ministro condenado por evasión fiscal vuelve a la primera línea política. Y el fascismo, o neofascismo, hace acto de presencia en la campaña electoral. Es Italia, efectivamente.

Suscríbete

Recibe cada nuevo episodio de Politibot al momento con: