Nada parece raro a los ojos de un niño, quizá porque no lo es.

Esta historia comienza a las 10 de la noche del 22 de julio de 2003, en las piscinas Bernat Picornell de Barcelona.

En las gradas hay mucho niños acompañados por sus padres, y entre ellos vamos a fijarnos en Pau, que tiene 7 años.  Es un niño difícil en la escuela, aunque tendríamos que decir mejor que la escuela es un lugar difícil para él.

Pero todo esto va a cambiar en ese momento, porque en las piscinas Picornell no se está celebrando ninguna competición.  Se apagan las luces y empieza un espectáculo artístico, dirigido por Alfredo Joven, y titulado Un sueño de agua.

En la piscina las chicas del equipo sincronizado y los chicos del equipo de waterpolo realizan movimientos al compás de la música.  Desde ese exacto momento, el joven Pau con 7 años sabe que se quiere dedicar a eso.

Este espacio se ha emitido antes de su publicación como podcast en el programa "A Diario" de Radio MARCA.