De cómo el deporte puede ayudar a levantarse a una ciudad deprimida.

Siempre que ocurre una tragedia, en este caso un atentado, el mayor de la historia llega una pregunta: ¿Hasta cuándo tiene que durar el luto? ¿Cuándo se puede volver a sonreír paseando por las calles? ¿Estará bien alegrarse por algo tan superficial como el deporte?

La ciudad de Nueva York seguía sumida en un riguroso luto, cuando 10 días después, se decidió que se jugará el primer evento deportivo tras el 11-S. 

Fue un partido de baseball.  Y esto fue lo que pasó.

Este espacio se ha emitido antes de su publicación como podcast en el programa "A Diario" de Radio MARCA.