Ahí momentos que quedan inscritos en la historia para siempre. George Foreman vivió la cara de la derrota y también de la victoria.

A estas horas hay una historia que todavía no te hemos contado.  Aunque en realidad te la contamos hace 25 años, justo cuando ocurrió una de las mayores sorpresas de la historia del boxeo.

El hombre que protagonizó la sorpresa era George Foreman, y evidentemente hace 25 años ya no era un desconocido. 

Porque su historia comenzó mucho antes.  Foreman fue la víctima propiciatoria para Mohamed Alí en aquel Rumble in de Jungle, pelea en la selva, el que dicen que fue el mejor combate de la historia.

Fue el 30 de octubre de 1974 en Kinsasa, en Zaire.  Alí tenía 32 años, y a finales de los 60 le habían quitado el cinturón de los pesados por no querer alistarse para combatir en la guerra de Vietnam.

En Kinsasa tenía la oportunidad de recuperar el cetro, porque Foreman, que entonces tenía 25 años era el campeón.  

Pero sucumbió ante los puños de Alí y se convirtió en el gran perdedor.  En un combate de boxeo o ganas y quedas el primero o pierdes y quedas el último.  No había hueco en el mundo para él.

Este espacio se ha emitido antes de su publicación como podcast en el programa "A Diario" de Radio MARCA.