Un equipo de investigadores ha encontrado en los centrómeros grandes fragmentos de ADN neandertal y de un antepasado desconocido