La Tierra no es una excepción a la regla que define el comportamiento de la materia en el Universo y hay varios movimientos diferentes que afectan a la velocidad a la que se mueve nuestro planeta