En 1977 la NASA envió al espacio las sondas espaciales Voyager y 42 años después siguen funcionando