Estudios recientes apuntan que allí la vida habría podido desarrollarse por lo menos durante 3.000 millones de años