Según un estudio de investigadores de las Universidades de Bolonia y Padua, tanto en la Luna como en Marte se hallan numerosos tubos de lava que tendrán espacio de sobra para construir, incluso, ciudades