La cuesta de noviembre no ha estado mal. Después de una obra maestra como Mario Odyssey y su eterno end game también hemos querido dedicarle nuestro tiempo al nuevo Wolfenstein, a la vuelta de Call of Duty a la Segunda Guerra Mundial y a Assassin's Creed Origins.

Wolfenstein: The New Colossus nos ha divertido mucho, sobre todo por su irreverencia. Un juego que no se toma en serio a sí mismo y que tiene algunos de los momentos más tronchantes que recordamos.

Activision y Sledgehammer por otra parte han firmado un Call of Duty clásico en todos los aspectos, sorprendente en lo técnico, con una campaña más que correcta y contenido multijugador para aburrir.

Pero la sorpresa ha sido Origins, un Assassin’s Creed que se ha tomado un año de descanso para coger lo mejor de los grandes referentes de las aventuras de acción y conseguir un equilibrio que echábamos de menos.

También le hacemos sitio al DLC de Horizon, discutimos la inclusión de PUBG en los VGA y nos acordamos de EA y las dichosas cajitas de contenido.


Suscríbete

Recibe cada nuevo episodio de New Game Plus al momento con: