Qué difícil la vida del deportista de élite. Cuánto entrenamiento, cuánto sacrificio. O no. Que con un poco de morro lo mismo puedes llegar a "competir" al más alto nivel.

Alguno de los casos que vamos a contar hoy aquí pueden parecer fruto de un no hay huevos de tu cuñao, otros son más ejemplos de superación y otros son, llanamente, ejemplos de morro que se vería desde la Estación Espacial Internacional.

Suscríbete

Recibe cada nuevo episodio de Planeta Cuñao al momento con: