Cachito, cachito, cachito mío...

Quien más quien menos tenemos alguna reliquia por casa: una entrada de un concierto al que fuimos y que nos gustó mucho, un ticket de la primera compra que hicimos con nuestra pareja, unas zapatillas de deporte que compramos hace diez años y que todavía no hemos estrenado, cincuenta pares de auriculares... Pero la gente de las religiones guardan cosas muy raras. Pero que muy raras.

ADVERTENCIA: Este episodio contiene un 100% más de Guillamona que el anterior.

Todos los episodios de Planeta Cuñao están disponibles en Cuonda y nuestra web. Y si te apetece echarnos una mano, hazte mecenas en Patreon.

Episodios recientes