Hablamos con César Urrutia, compañero de Economía en EL MUNDO, y con Carlos Cotón, uno de los que todavía no ha cobrado su prestación

Desde el inicio del estado de alarma, en España cuatro millones de personas han entrado en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), aunque todavía hay ciudadanos que no han cobrado ni un euro aunque tengan derecho a la prestación.

César Urrutia es compañero en EL MUNDO, de la sección de Economía, y nos hace un balance sobre cómo han funcionado durante estos meses los ERTE y sobre el colapso que han sufrido los servicios de tramitación del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

"Están apenas poniéndose al día para que la gente reciba los pagos, pero hay situaciones bastante dramáticas en todo esto, gente que necesita el dinero y que no cobra, y que vive al día porque tampoco tiene un sueldo que sea ninguna maravilla y no tiene ahorros. Poco a poco se están resolviendo".

Carlos Cotón, estudiante de último curso de Derecho en la Universidad de Alcalá, es uno de los afectados. Lleva casi dos años trabajando los fines de semana en un restaurante de la ciudad complutense y su ERTE se aprobó el 14 de marzo aunque, hasta la semana pasada, su nombre no apareció en la lista. Está previsto que empiece a cobrar a final de mes.

Hace unos días, el diputado de Podemos Pablo Echenique se felicitaba públicamente en Twitter por la aprobación del ingreso mínimo vital y Carlos le respondió sobre su situación en la misma red social.

"Lo veía como un tuit triunfalista, en el que se jactaba de que iban a aprobar en ingreso mínimo vital, algo con lo que estoy de acuerdo. Pero que un dirigente político que forma parte de uno de los partidos del Gobierno exprese ese triunfalismo cuando hay una situación anterior que no se ha resuelto todavía, yo sinceramente no lo entiendo. Intenté expresar que hay mucha gente que está en la misma situación que yo, pero con la necesidad urgente de recibir ese dinero".

Un podcast del diario El Mundo sobre la crisis del coronavirus